lunes, 23 de marzo de 2015

Principios del ballet. Parte I

Desde el comienzo, la humanidad ha bailado. Si bien no como arte o espectáculo, el hecho es que el hombre se ha expresado siempre con movimientos. La música y la literatura se propagan en el tiempo y más allá que la vida del artista -mediante la anotación- la pintura y la escultura en el espacio, el ballet encierra las dos modalidades y cesa -al menos para el mundo visible- cuando el artista no lo ejecuta; es por ello el arte más complejo. 1581 se considera la fecha de nacimiento del Ballet como espectáculo; en ese año Caroso Da Sarmoneta presenta su libro “Il Balarino” donde intenta codificar el arte de la danza y a su vez se estrena el “Ballet Cómico de la Reina”.

No se niega que antes se bailara, pero en este ballet se presenta un espectáculo donde música, argumento y escenografía se presentan al público como un todo expresados por medio de la danza. Esta representación de más de cinco horas de duración fue creada por Baltazar de Beaujoyeux.

En la capital francesa en el año 1661 se funda la Academia Nacional de Danzas y se fijan las famosas cinco posiciones -primera, segunda, tercera, cuarta y quinta- así como la mayor parte de la técnica que actualmente se emplea, y de allí que aún hoy en todo el mundo el nombre de los pasos, ejercicios y posiciones del ballet sea en francés. La ópera de París, durante la segunda mitad del siglo XVIII, perfeccionó las técnicas académicas de danza. Fueron eliminadas las palabras por el coreógrafo inglés John Weaver que intentó transmitir sentido dramático por medio de la danza y el gesto.

El francés Jean Georges Noverre, el más famoso defensor del ballet de acción, escribió cartas sobre la danza y los ballets en las que aconsejaba utilizar los movimientos naturales, sensibles y realistas. Noverre enfatizaba que todos los elementos de un ballet debían funcionar armónicamente para expresar su argumento. Estas cartas ejercieron una importante influencia en muchos coreógrafos coetáneos a su vida.

A partir de 1681 no se baila más en los salones de los palacios sino que se presenta en teatros y con bailarines profesionales. En 1760 aparece el libro “Cartas sobre la Danza y sobre los Ballets” de Jean Georges Noverre quien toma lo hecho hasta ese momento y lo purifica de tal modo que se mantiene vigente y moderno hasta nuestros días. En la Europa del Romanticismo -hacia 1830- el hombre es un simple adorno o apoyo de la bailarina; recién a comienzos del siglo XX se produce un cambio llevando la igualdad a la escena. En 1841 se inventa la zapatilla de puntas y se estrena “Giselle”, obra cumbre del romanticismo y una de las bases del ballet clásico, prueba de fuego de la bailarina que quiere ser estrella. La danza sobre puntas sólo se utilizaban por momentos breves.

El coreógrafo italiano Carlo Blasis, a comienzos del siglo XIX, creó el Attitude, derivado de una estatua del dios Mercurio apoyado ligeramente sobre la punta del pie izquierdo. El ballet romántico nació en París en 1832, representado por primera vez por el ballet La sílfide. El papel principal era una criatura sobrenatural, con el cual se abusó del uso de puntas para realizar rasgos sobrenaturales del personaje.





(http://www.danzaballet.com/historia-del-ballet/)

9 comentarios:

  1. Interesante historia del Ballet.
    yo no sabía nada a cerca de el haha :3

    ResponderEliminar
  2. :O no sabia nada del ballet, se ve interesante

    ResponderEliminar
  3. no sabia nada sobre ballet.....ahora hasta me dieron ganas de practicarlo jajaja

    ResponderEliminar
  4. excelente historia hoy me entere de muchas cosas interesantes sobre el balet

    ResponderEliminar
  5. excelente historia hoy me entere de muchas cosas interesantes sobre el balet

    ResponderEliminar
  6. el ballet aunque muchos lo nieguen es un gran deporte y como tal tiene una gran historia :)

    ResponderEliminar
  7. Se nota que te gusta mucho :3 Me gustó la verdad :D

    ResponderEliminar